Translate

Monday, August 25, 2008

Mi mano.

Mis manos.

Tengo mis manos para amarte
y recordarte en el silencio
de tu piel, la impoluta
suavidad de tus poros,
definitivamente, comprendí
que el horizonte al descansar
en tu pupíla
podría emvolverte con mi libertad.

Pero a ellas las machacaron
en una tarde cuando el sol
ya se ocultaba detrás
de las manchas anaranjadas
de los pájaros.

Fueron las manos
con las cuales equilibré
los pasos primeros de mis hijos,
corte algunas flores en momentos
de armonía,
modelé algunas arcillas
perdidas en el tiempo,
y más de una vez recogieron
pedruscos
para lanzarlos entre las aguas
cristalina del rio.

Fueron las mismas manos
quiméricas, constructoras
de faluchos tallados en alerce,
de ruedas bordadas en metal,
de manos que dibujaron
con las hojas el sonido
de la guitarra.

Tengo mis manos para amarte
pero como hacerlo
cuando me las cortaron
en una noche de odios.
Como quisiera
poder escribir acerca del amor
del beso, de una pluma
o simplemente de la
espuma del mar
o describir las aves migratorias
en el círculo de la primavera
o dibujar la luna
en su blanda blancura,
o rescatar los corazones
prisioneros de las rocas
fluorescentes del litoral.

Pero mis manos me las cortaron
una mañana oscura de las conciencias.
Post a Comment