Translate

Wednesday, October 22, 2014

Hijo.

La absolución de los pecados

(La absolución de los pecados)

 

 

Hijo.

Desde la distancia observo tu cuerpo

caer en los letargos del tiempo

tu piel adquiere el color oscuro

de las preocupaciones

tus ojos se pierden entre smog y sudor.

Desde la distancia presagio tus vicisitudes

las heridas de las batallas pasadas

van dejando el rastro de una piel resquebrajada.

Quisiera poder estrecharte en un abrazo

que dure el milenio de nuestras sonrisas,

quisiera derribar de un golpe certero

miedos y aprehensiones

y podamos hablar de todas las cosas

que adornan los sentimientos ocultos

en las mazmorras del inconciente.

Se que he cometido errores irreparables

solicito desde los vértices más ocultos

de mi corazón,

el perdón,

pero eso sí, la seguridad de mi entereza

me auguran la llegada pronta

de un mañana con cosas más sencillas,

como un vaso de agua,

una sonrisa en la medida de los días,

el brillo irisado de los ojos,

palabras alcanzando el vuelo

audaz de los picaflores,

conversaciones llenas de los avatares diarios,

del abrazo fraterno inmerso

en los profundos mundos de la piel.

Desde la distancia observo el sol

perezoso levantando sus brazos para recibirnos

en la suave tibieza del paisaje

y descansar de una vez por toda

los pesares.

 

Son.


From a distance I see your body
falling into the lethargy of time
your skin becomes dark color
of concerns,
your eyes wander between smog and sweat.
From the distance I omen your vicissitudes;
wounds from past battles
are leaving the trail of a broken skin.
I wish I could embrace you
in one millennium of our smiles,
I would tear down with a good blow
fears and apprehensions
and we can talk about all things
adorning the hidden feelings
in the dungeons of the unconscious.
I know I've made ​​mistakes irreparable
request from the hidden corners
of my heart,
forgiveness,
but yes, the safety of my mettle
I predict the early arrival
morning with a more simple things
like a glass of water,
a smile on the extent of the days,
the iridescent luster of the eye,
words reaching the flight
of fearless hummingbirds,
conversations filled with the daily changes,
and the fraternal embrace immersed
in deep world of the skins.
From a distance I see the lazy sun
raising his arms to greet us
in the soft warmth of the landscape
and rest at once for all
sorrows.

Post a Comment