Translate

Wednesday, August 29, 2007

Luces del tiempo

Aun me quedan algunos recuerdos.

Eso fue ayer, señor
La pila de agua
La reja de fierro, la cadena y el candado.
Las ametralladoras apoyadas
En el vano de la puerta,
Los gorriones cantando al viento de la mañana
Las manchas de sangre en los pasillos.

Así como le digo, señor
Eso paso ayer,
Las vendas caidas, la sangre seca en la ropa
Los golpes a mansalva
Las ventanas cerradas con todo el frenesí
Los árboles descansando su sombra
En el techo de tejas,
Los cuerpos transpiran sangre,
Hojas caen suaves con el golpe de la brisa
La torre,
Las celdas alineadas
En el comedor principal
Algunos en el patio barren llantos,
Lágrimas, gritos
Y algunos corazones petrificados.

Si, señor así, como le cuento ocurrió
Eso fue ayer, nada más que ayer
Los domingos descansamos la tortura,
En el patio acariciado por el sol
Volamos más alla de la luz,
La tiniebla, el velo que no escucha,
La muerte que cifra la voz
Y la centinela mirada
Del reptíl venenoso.

No es mentira, señor
Mis alientos se diluyen en mis manos
La vida se escapa en torrente
Las bocas estallan
Las sonrisas las cortan con navaja
Sobre el patio el azul del cielo
Y el olor a cordillera,
Hay momentos donde las puertas
No se pueden cerrar
Porque el dolor atosiga las habitaciones
El espacio, los poros,
El oido,
No se duerme, la vigilia
Se une a los latídos del corazón
Para protegernos
Del ataque artero
De la punta del cuchillo,
De las uñas con ponzoña.

¿Yo le pregunto señor?
¿Usted,si usted, me imagino supo?
Lo que pasó
Con la mirada fugaz
A través de la venda
Vi un compañero con llagas y heridas
Mancha con sangre
El diario “El Mercurio”,
Los mosaicos españoles, timidos
Le dan un lustro a la muralla
Mientras otros seres
Con los rostros cubiertos, tristes
Ensimismados en la tragedia
Apoyan sus cuerpos entre
El estupor y cicatrices
Con las sombras remendada
Arrastramos la tortura,
Y bestias de vahos malolientes
No descansa en el transcurso
De los días y la noche
En sus bolsillos de soldados de la patria
Llevan la picana
La aplican sin misericordia
No descansan,
Las arañas ensimismadas le cuentan
Los golpe, las zambullidas
En la mierda maloliente de los baldes.

El edificio aun está en pie ya viejo
Desgastado por los estertores,
Deteriorado por los oxidos de la muerte,
Sus simientos corroidos
Por toda la sangre derramada,
Yo, ya lejos de todo:
Pero creo que todavía
Me quedan algunos recuerdos. 1993
Post a Comment