Translate

Thursday, November 12, 2009

Sirena.

La sirena



Resulta.

Resulta que por esas cosas del destino

no he sido capaz de entender el porque

de las muertes, solo a mi rostro llegan

las lágrimas húmedas en el dolor,

en un dejo de ironía mi mano

trata de alcanzar el brillo iridiscente

de la T.V.

y en un arrebato de rabia mis dedos

intentan tocar el métalico color de la sangre.

La penumbra de las agonías se deshacen

en el sabor de las compras de última hora,

ellos en estos quehaceres, olvidan

de la guerra que consume la suave savia

el nutriente puro de sus corazones,

todo es irreal, las caras

solo muestran el color anodino

universal de sus almas encerradas

en la celda de su yo.

Quisiera que por un acto del destino

pudiera ver el fin de los exterminios,

el término de los gritos en la penumbra

de los cúbiculos de la tortura,

el fin de las bombas cayendo dentro

de los rostros de ancianos llenos

de preguntas.

Post a Comment